Biotecnología

¿Y si el mundo sostenible pasa por la biotecnología?

Antony Evans es un bioingeniero y empresario de San Francisco y actualmente fundador y CEO de Glowing Plant, un proyecto financiado colectivamente para concebir plantas domésticas bioluminiscentes que sirvan de iluminación ambiental.

Un proyecto que, tal vez, permita sustituir las actuales farolas de las calles de las ciudades por plantas o árboles bioluminiscentes.

Evans compara esta evolución como lo fueran las Apps en los smartphones para desarrollar la inteligencia de los teléfonos. Parece ser que ante nosotros se abre un extenso abanico de posibilidades., y ve a los organismos como aplicaciones.

“Creo que estamos entrando en una era en la que empieza a ser posible diseñar un organismo biológico tan fácilmente como ha sido crear aplicaciones para los móviles”.

La secuenciación del ADN es nuestra habilidad para leer los genes del medio ambiente que nos rodea y sintetizar el ADN es nuestra habilidad para escribir nuevas secuencias de ADN, así que si juntamos estas dos tecnologías no sólo podemos leer nuevas e innovadoras funciones directamente del medio ambiente sino que también podemos encontrar nuevas maneras de usar esos genes y escribirlos dentro de nuevas secuencias de ADN para crear nuevas aplicaciones.

Bienvenidos a la biología sintética

SostenibilidadLa biología sintética moderna tiene sus raíces en el 1953, con el descubrimiento de la estructura de doble hélice del ácido desoxirribonucleico (ADN) por parte de James Watson y Francis Crick. No fue hasta 1974 que el genetista Wacław Szybalski acuña el término “biología sintética” cuando se pregunta qué es lo que está por venir en la nueva etapa de la innovación biológica.

Prevé la creación de elementos de control que podremos introducir sintéticamente en secuencias de ADN, e incluso habla de cómo se borrarán los límites en la creación de nuevos organismos mediante ingeniería genética. Como si fuéramos demiurgos, tal y como él mismo ha explicado:

Hasta ahora estamos trabajando en la fase descriptiva de la biología molecular. Pero el verdadero desafío se iniciará cuando entremos en la fase de la biología sintética. Es cuando se elaborarán nuevos elementos de control y, al añadir estos nuevos módulos a los genomas existentes, podremos construir totalmente nuevos genomas.

Huanming Yang, director del Instituto de Genómica de Beijing, también describe con optimismo la biología sintética como “una ciencia para cambiar el mundo y el futuro del hombre”. Algo que cada vez está más cerca.

Precursores de la biología sintética

A principios de la década de 1980, la innovación técnica dio lugar a la posibilidad de secuenciar el ADN rápidamente.

El biólogo y empresario estadounidense y fundador de Celera Genomics, Craig Venter, consiguió secuenciar el genoma humano completo con su propio Proyecto Genoma Humano en 1999. Logró cartografiar los aproximadamente 25.000 genes del genoma humano desde un punto de vista físico y funcional, y mucho más rápidamente que el Departamento de Energía y los Institutos Nacionales de la Salud de los Estados Unidos.

Más tarde, en 2010, Venter también anunció haber concebido el primer organismo sintético, escribiendo desde cero el ADN e introduciéndolo en una bacteria previamente vaciada de información genética. Codificó su nombre en ese ADN, así puede comprobarse inconfundiblemente que las nuevas generaciones de bacterias que se reproduzcan a partir de la primera tienen ese copyright escrito en sus genes.

La posibilidad de escribir el ADN abre un campo inimaginable de posibilidades, según Antony Evans, porque ya no solo somos capaces de alterar una secuencia de ADN sino de escribirlo desde cero, permitiendo así no solo crear nuevas funcionalidades para estos genes, sino nuevas formas de usarlos. Por esa razón, Evans considera a los organismos como apps en un smartphone: cada una tiene una función, y como todas están compuestos por ADN, podemos modificar las aplicaciones modificando su código. O crear nuevas aplicaciones con nuevo código. Y así es como nace Glowing Plant.

¿Qué es Glowing Plant?

En un mundo cada vez más preocupado por la sostenibilidad, Evans está invirtiendo

Glowing Plant Project

toda su energía en el Glowing Plant Project, un proyecto que ha conseguido convertir ya una planta en bioluminiscente.

No es la primera vez que se consigue, pues en 1986 ya un grupo de científicos habían implantado una enzima luminiscente (luciferasa) en una planta. Sin embargo, el resultado de esta planta de tabaco brillante, modificada genéticamente para recibir a uno de los genes de la luciérnaga (Photinus pyralis), fue muy tenue y, por tanto, no tenía ninguna aplicación comercial. Además, el ejemplar debía ser alimentado con luciferina para permitir que brillara, es decir, que no emitía luminosidad por sí misma. Incluso han tenido estas plantas brillando fuera de la Tierra, en la Estación Espacial Internacional.

Descrita ya por el naturalista romano Plinio el Viejo en la bahía de Nápoles hace 2000 años, la bioluminiscencia, o capacidad de algunos organismos para iluminarse, siempre ha creado una gran fascinación, y es recurso evolutivo presente en bacterias, hongos, protistas unicelulares, celentéreos, gusanos, moluscos, cefalópodos, crustáceos y otras tantas especies animales.

A pesar de que en películas como Avatar hayamos visto plantas bioluminiscentes, en la Tierra no existe ninguna especie vegetal con esta capacidad de producir luz sin gasto de calor.

La biotecnología y el diseño industrial tampoco han sido capaces de crear, hasta el momento, aplicaciones con viabilidad comercial que combinen organismos vivos bioluminiscentes. Hasta la llegada de Glowing Plant Project.

El procedimiento descrito por Evans consiste en usar un gen de una bacteria capaz de producir luminiscencia (Vibrio fischeri), e integrarlo en la Arabidopsis thaliana (una planta ampliamente utilizada en experimentación genética porque ya se ha obtenido su genoma completo). A continuación se editan las cadenas de ADN y, finalmente, por medio de otra bacteria que funciona como vehículo, se inocula el nuevo código en la planta.

Si la investigación prospera, como en principio parece habida cuenta del éxito en su financiación, el equipo se centrará primero en obtener semillas de la planta fluorescente de Arabidopsis thaliana y, en el caso obtenerse mayor financiación, empezarían a trabajar en el desarrollo de “rosas resplandecientes”.

Logros en bioluminiscencia

Hasta el momento, recuerda Ars Technica, el atributo bioluminiscente en plantas se ha logrado con costosos fertilizantes (200 dólares el gramo), así que hay cierto escepticismo con el proyecto. Pero en la web de Glowing Plant Project aparece una infografía muy interesante sobre todo el proceso y el funcionamiento de estos árboles que nos inspira optimismo.

Este proyecto no solo es fruto del esfuerzo de Evans, sino del emprendedor israelí Omri Amirav, que diseñó una secuencia de ADN que permitía a las plantas emitir luz. Concibieron una campaña de crowdfunding en Kickstarter para obtener los 65.000 dólares necesarios para crear la primera planta. Y es que, a raíz de la Jobs Act, aprobada en 2012 por Barack Obama, ahora está permitido que pequeñas empresas recurran a inversores o particulares en su proyecto para buscar dinero.

El éxito de la campaña fue apabullante, obteniendo casi medio millón de dólares. Sus posibilidades futuras son inimaginables, tal y como explica Juan Martínez-Barea en su libro El mundo que viene:

El objetivo final del proyecto es crear una nueva generación de plantas y árboles capaces de emitir luz en la oscuridad, que podrían sustituir a las farolas que iluminan las calles de nuestras ciudades, reduciendo enormemente la factura energética de los ayuntamientos.

Recompensa de los inversores

Según las bases del proyecto, todos aquellos que participen que aporten 40 dólares o más recibirán semillas para cultivar una de estas plantas en casa. Una vez que tengamos la planta, es sólo una cuestión de criar descendencia suficiente para cultivar las semillas.

Otras plantas bioluminiscentes

BiotecnologíaAunque estas primeras generaciones de plantas tienen todavía una débil intensidad, la idea a largo plazo es reemplazar la iluminación eléctrica o de gas con luz natural emitida por estos ejemplares.

Por ejemplo, las redes viarias y ferroviarias, puertos, aeropuertos o jardines públicos podrían iluminarse sin el coste eléctrico y de mantenimiento de cualquier alumbrado. Tanto es así que hay más proyectos de plantas bioluminiscentes en marcha.

Es el caso de la empresa de biotecnología Bioglow y su Starlight Avatar (en homenaje a las plantas biolumiscentes de la película de James Cameron), que ya es la primera planta bioluminiscente comercial.

Estas plantas se han basado en una investigación del biólogo molecular Alexander Krichevski realizada en el año 2010.

Su potencia probablemente nunca será equivalente a la iluminación de una bombilla LED, pero quizá podría sustituir algunos tipos de iluminación menos exigentes, como la decoración de un jardín o la delimitación de un carril-bici.

Los investigadores de Bioglow han modificado el ADN de la especie ornamental Nicotiana alata para que produzcan luz durante todo su ciclo de vida, a diferencia de los animales luminiscentes, que sólo brillan de forma discontinua. Su ciclo de vida dura entre dos y tres meses.

Los genes para la producción de luz provienen de bacterias marinas introducidos en los cloroplastos de los vegetales. Su luz es verdosa y tenue (entre 5.000 y 10.000 lux) y para generen luz de forma óptima debe mantenerse a una temperatura de unos 25-26ºC

El futuro en biología sintética

La biología es la vida. Nosotros somos biología, nuestra comida, nuestros medicamentos, nuestras fuentes de energía. Todos vienen de estos principios y ahora nosotros somos capaces de programarlos directamente y manipularlos y eso es un cambio profundo que yo creo que va a ser una de las cosas más excitantes que van a pasar en la tecnología en los próximos 20 o 30 años.

Así pues, el futuro de la biotecnología se nos antoja inabarcable. Además de su aplicación en el desarrollo de biocombustibles, así como el auge de la bioinformática, la medicina personalizada es una de las primeras líneas de aplicación, seguida de la ingeniería de tejidos, que tiene un potencial extraordinario.

  • Investigadores de la Universidad de Panjab, por ejemplo, han empleado con éxitoproteínas víricas para erradicar colonias de bacterias responsables de graves infecciones humanas.
  • También se ha creado ya la primera carne artificial, lo que permite sortear los problemas morales y medioambientales que supone alimentar y matar animales para su consumo. La carne artificial está creada con las mismas células que la carne natural.
  • En 2013, investigadores de la Universidad de Maastricht ya anunciabanla primera hamburguesa obtenida de células madre de vacuno. Este tipo de hamburguesa tendrá un 96% menos de emisiones de gases de efecto invernadero y supondrá un 99% menos de superficie cultivada.
  • La biotecnología también puede transformar alimentos básicos en superalimentos, como sucede con el arroz doradoo un arroz modificado genéticamente que no solo podría ayudar a combatir el hambre, sino también el cambio climático.
  • También disponemos ya de un tomate transgénico donde se han expresado dos genes de la planta Antirrhimum majus, de manera que los nuevos tomates acumulan antocianos en concentraciones comparables a las que se encuentran en los arándanos o las moras.
  • En 2013, en la Universidad de Kioto ya se ha concebidoun ratón a partir de células madre, por primera vez en la historia.

El ADN incluso empieza a poder plegarse para crear objetos diversos, como si estuviéramos ejecutando papiroflexia u origami https://es.wikipedia.org/wiki/Origami con el código de la vida, todo ello a escala nanométrica (una bacteria de tamaño medio puede medir unos 10.000 nanómetros). El diámetro del ADN es de 2 nanómetros, y se usaría como material biocompatible de construcción.

El mayor impulso de este procedimiento ha sido llevado por el investigador Paul Rothemund, en 2006. https://en.wikipedia.org/wiki/Paul_W._K._Rothemund

El perfeccionamiento de esta técnica, desarrollado por investigadores del Instituto de Biodiseño de la Universidad de Arizona, ha permitido, usando hebras de ADN plegadas, producir formas tridimensionales de nano diseño con la forma de óvalos tridimensionales o balones de rugby, e incluso un pequeño jarrón. Todos ellos son los primeros signos de una futura generación de nano máquinas concebidas para funciones específicas, que incluso recorrerán nuestro cuerpo para mejorar las funciones naturales del organismo.

Tal y como señala Evans, cualquier intento de imaginar ese futuro seguramente se quedará corto:

Para usar una especie de analogía, a finales de los ’80, Bill Gates dijo “Quiero poner un ordenador en cada casa y en cada oficina” y a día de hoy tenemos docenas de microprocesadores. Así que imagínate lo mismo aplicado en los próximos 20 o 30 años, vamos a tener la misma cantidad de aplicaciones biológicas, como microprocesadores tenemos hoy en día en nuestras casas y oficinas y, sinceramente, en nuestros cuerpos, en nosotros mismos y estas cosas nos permitirán crear un medio ambiente mucho más ecológico, sostenible y limpio.

Éste es el inconmensurable poder de la biotecnología, que aplicada a la bioluminiscencia con la que Antony Evans nos promete iluminar el mundo, reportaría a la humanidad tal cantidad de beneficios que no es exagerado comparar este hallazgo biotecnológico con refulgir de la antorcha de Prometeo.

Video de Evans

Vía Xataka 

Si estas interesad@ en temas sobre eficiencia energética te recomendamos que visites nuestro Blog  www. fomentoterritorial-eficienciaenergetica.es

Ciudad ecológica del futuro

Guía ecológica para ciudades sostenibles

En este artículo se indaga en un guía que abarca 12 directrices ecológicas que pueden establecerse como puntos clave en la construcción de las características de las ciudades sostenibles en base a un informe denominado  “12 GREEN GUIDELINES” desarrollado por CDBC’s (International Advisory Group for Green and Smart) para intentar definir unas reglas o normas para el desarrollo urbano inteligente.

Las 12 normas ecológicas clave de un desarrollo urbano inteligente

Estos indicadores ecológicos se diseminan en tres grandes grupos:

La Forma Urbana. Identificación del límite de crecimiento urbano, desarrollo orientado al transporte – DOT, pequeños bloques, espacios verdes públicos.

El Transporte. Transporte no motorizado, transporte público, control de coches.

La Energía y Recursos. Los edificios verdes, renovación y distribución de la energía, gestión de residuos, la eficiencia del agua.

Aunque el informe de referencia se divide por cada directriz ecológica en:

Una justificación, explicación de las ventajas económicos, ambientales y sociales, un breve caso de estudio y una lista de las mejores prácticas implementadas.

Por el tamaño del informe nos interesa centrarnos en la justificación de las normas ecológicas establecidas.

Normas ecológicas

Límite de crecimiento urbano – Ciudades compactas

Cada ciudad debe establecer un límite de crecimiento urbano (UGB = Urban Growth Boundary).

El límite debe establecerse sobre la base de un análisis riguroso de las sensibilidades ecológicas, la capacidad del medio ambiente, y la eficiencia o productividad de los diversos usos de la tierra.

Un desarrollo más compacto, es decir, ciudades compactas,  tiene unos beneficios directos:

Impacto de la densidad urbana sobre las emisiones de carbono, y la longitud de las tuberías de agua o las carreteras (Fuente: Banco Mundial).

Son una herramienta para lograr el desarrollo compacto de la ciudad, lo que ayuda a crear condiciones propicias para viajes más cortos y una mayor eficacia en el transporte (Aumenta la eficiencia de la infraestructura pública), en caminar o andar en bicicleta.

Proteger las tierras agrícolas, el desarrollo desordenado y reduce la contaminación del aire.

Gráfica de The New Climate Economy sobre Atlanta y Barcelona, parecida población pero diferentes niveles de emisiones de carbono.

Esta estrategia también puede aumentar el valor del entorno construido con la subida de los costes de la vivienda que puede ser compensado por la disminución en los costes del transporte.

Desarrollo Orientado al Transporte. Ciudades DOT

Una directriz ecológica básica es aborda el crecimiento que maximiza los beneficios del transporte público, mientras se enfatiza fuertemente a sus usuarios, las personas.

El transporte público debe ser el medio de transporte preferido para viajes de larga distancia y corta.

El aumento de la densidad de las personas que trabajan y viven alrededor de las estaciones de transporte es una de las mejores maneras de hacer el transporte público más efectivo, por lo que se deben de establecer reglas concretas y puntos de acceso fáciles al transporte público.

Usos mixtos

Según la guía ecológica,  todas las unidades residenciales deben estar cerca de al menos seis tipos de servicios dentro del radio de 500 metros de la entrada del edificio residencial (Servicios: escuelas, oficinas de correos, bancos, alquiler, clínicas, centros de actividades, restaurantes, etc.).

La relación de trabajadores – residentes (El número de personas trabajadoras dividido por el número de residentes) debe estar entre 0,5 y 0,7. Configurado dentro de un área espacial que no debe de ser más de 15 km2.

Pequeños bloques

Los bloques deben ser menor o igual a 2 hectáreas y el 70% de los bloques debe cumplir con esta norma. Excepciones para las zonas industriales. Los pequeños bloques son el elemento esencial de un transporte urbano eficaz en  red. Crean una densa malla de calles estrechas y caminos que son más amigable para los peatones. Crean variedad de espacios públicos, arquitecturas y actividades, lo que aumenta la vitalidad del vecindario.

Con “super-bloques”, todo el tráfico se concentra en algunas avenidas principales. El resultado neto, es la congestión del tráfico.

Las calles anchas también crear obstáculos a la circulación de peatones, favoreciendo así más a los conductores.

Estos dos gráficos muestran el éxito del uso de pequeños bloques combinados con uso mixto en la ciudad.

Espacios públicos verdes

Públicamente, según los indicadores ecológicos el espacio verde accesible y utilizable debe comprender entre 20-40% de la zona urbana construida (Zonas residenciales deben tener una cobertura más grande).

Todas las residencias debe tener un espacio público accesible a menos de 500 metros.

Dentro del urbanismo, los grandes espacios públicos permiten que un grupo diverso de personas que convivan juntos, crean vitalidad económica y un aumento del valor de las propiedades.

Los espacios públicos puede dar identidad a barrios y un sentido de lugar, que es vital para la creación de la comunidad y mejorar la calidad de vida.

Altos niveles de densidad pueden hacer que las áreas urbanas sean intuidas como espacios  incómodos o apretados.

Normas ecológicas para el transporte

Transito no motorizado

Debería haber zonas conectadas para peatones de al menos 10 Km de longitud por cada kilómetro cuadrado urbano, sin barreras arquitectónicas.

Las rutas de ciclistas de al menos 10 km de largo por kilómetro cuadrado en las zonas urbanas.

La orientación ecológica que se establece en las ciudades más atractivas del mundo hacen hincapié en el entorno peatonal a escala humana. No se produce contaminación, mientras que se proporciona beneficios para la salud humana.

Redes densas para caminar y andar en bicicleta permiten que los desplazamientos más eficientes, fomentando que la gente de los barrios sea más feliz y saludable.

Un estudio de Nueva York confirma que aumentan considerablemente las ventas cuando se incrementa el espacio en vías para peatones y ciclistas.

Transporte público

Todos las nuevas actuaciones urbanísticas al urbanizar  deben estar dentro de un radio de 500 metros de un autobús o estación de transporte pública. Para la ciudad en su conjunto, al menos el 90% de la evolución debe ser dentro un radio de 800 metros de una estación de transporte público.

Hacer accesible el transporte público es una opción de primera clase, una de las mejores
maneras de reducir la dependencia del automóvil. Si el transporte público es una opción de primera clase, la gente a menudo optar por no conducir.

Otro beneficios,  entre ellos es el aumento del precio de la vivienda como se puede ver en esta gráfica.

ciudad sostenible,normas

 

 

Control de coches

Dentro de las directrices ecológicas cada ciudad debe de tener una estrategia para el control de los vehículos y su estacionamiento, indudablemente va aparejado con un transporte público de calidad. Aquí juega un papel fundamental el coste económico, medio ambiental, de salud, aire limpio…etc.

En la siguiente gráfica podemos ver los costes sociales en variación de los modelos de transporte:

Normas ciudad sostenible

 Normas ecológicas en  energía y recursos

Edificios verdes

En la denominada “arquitectura verde“ debe de existir unas políticas y normas ecológicas coherentes que exigen un ratio mínimo de edificios que contengan alguna calificación estándar según perfil urbano.

A medida que los inversionistas y los residentes comprenden la importancia de los impactos ambientales y sociales de las construcciones ecológicas, aumentan las posibilidades ante una comercialización de los edificios más verdes.

Renovación y distribución de la energía

Con aplicación de medidas sustentables y coherentes es posible una reducción de 30 a 50 por ciento en el consumo de energía primaria en una ciudad. Aquí la tecnología juega un papel fundamental y deberán aplicarse medidas y partidas económicas para actuar con contundencia.

Gestión de residuos

Todos los edificios deberían contar con instalaciones de clasificación de residuos. Todos los residuos domésticos deben seleccionarse.

La recogida de residuos peligrosos debe ser una prioridad.

Al menos 30-50% de los residuos debe ser compostados y 35-50% reciclado o reutilizado.

La economía circular juega un papel importante en las ciudades sostenibles:

Eficiencia en el agua

Todos los edificios deberían  tener el 100% en la  adopción de dispositivos de ahorro de agua. En los espacios verdes que rodean los edificios deben adoptarse plantas que requieran bajo consumo de agua.

NLas normas de ciudades sosteniblesToda el agua de consumo debería ser controlada y al menos un 20-30% del suministro de agua debería estar reciclado de cualquiera de las aguas residuales y agua de lluvia.

Esta gráfica demuestra que las tecnologías aplicadas a la eficiencia del agua son rentables.

Informe de referencia “12 GREEN GUIDELINES” desarrollado por CDBC’s (International Advisory Group for Green and Smart).

Vía Ovacen

Si estas interesad@ en temas sobre eficiencia energética te recomendamos que visites nuestro Blog  www. fomentoterritorial-eficienciaenergetica.es

Sostenibilidad

¿Somos capaces de construir un “Futuro Sostenible”?

Valora Consultores, con la colaboración de la Fundación OPTI, ha llevado a cabo un estudio sobre “El comportamiento social ante el desarrollo sostenible”, donde se reflexiona sobre cual será el posible comportamiento de la ciudadanía en su vida cotidiana en los próximos años ante el reto de preservar los recursos naturales para las generaciones venideras.

SustentableSostenibilidad en el futuro

El principal objetivo del estudio radica en detectar e identificar los riesgos y problemas a los que se enfrentan no sólo los consumidores, sino también el tejido empresarial, ante la demanda cada vez mayor de recursos.

En el informe se establecen tres escenarios distintos. En ellos se refleja el tipo de respuesta que la sociedad española podría dar, desde ahora y en la próxima década, respecto a la sostenibilidad, teniendo en cuenta la disponibilidad de recursos tecnológicos, económicos, humanos, institucionales y naturales que podrían prevalecer en cada uno de los escenarios.

Escenarios posibles en el futuro

 

“Planeta Azul” (hacia el 2025)

Gracias a la favorable actitud de los agentes sociales, económicos y políticos, junto con la abundancia de recursos tecnológicos y económicos, este escenario ofrece un panorama claramente propicio para dar respuesta a las exigencias impuestas por el paradigma de desarrollo sostenible y para afrontar con posibilidades de éxito ciertos retos críticos para la sociedad española como son la gestión de los efectos derivados del cambio climático, la ordenación del territorio o la mejora de la eficiencia energética.

El planeta azul escenifica un modelo de sociedad ambientalmente consciente en la que prevalece el principio de la moderación y la restricción del consumo. Su alto nivel educativo y cultural explica la fuerte movilización ciudadana a favor de un desarrollo más sostenible bajo el lema: “O nos salvamos todos o nadie se salva”.

Prevalece un modelo de desarrollo económico basado en el crecimiento, pero sin violentar el medio ambiente.

Se potencia el reciclaje, siendo la empresa que vende un nuevo producto la encargada de recuperar y reciclar el antiguo.

Los consumidores están muy informados y realizan un consumo selectivo, ético y ecológico. Huyen del bombardeo publicitario y su lealtad hacia las marcas es muy volátil.

Desarrollo Depredador (hacia el 2025)

El segundo escenario se desarrolla en un contexto en el que los recursos son abundantes para lograr un desarrollo más sostenible, pero los agentes sociales, económicos y políticos, y los ciudadanos en general, se muestran poco alineados con los criterios de sostenibilidad.

Consumismo, el consumo domina la escena económica española y la población encuentra en los centros comerciales todo tipo de soluciones a sus demandas.

La sociedad española se rige mayoritariamente por valores pecuniarios y consumistas y vive inmersa en una cultura de cambio e inmediatez que impulsa el crecimiento del consumo, sin reparar en los graves impactos ambientales que produce este comportamiento.

Los consumidores están poco formados en materia ambiental, no discriminan los productos según criterios de sostenibilidad y, evidentemente, no están dispuestos a pagar por ello.

Guerra feroz entre distribuidores y mercados locales para ofertar productos a bajo precio, lo que repercute en una pérdida de calidad de los productos y en el olvido de los consumidores de la producción local con denominación de origen y de las fórmulas de consumo responsable.

En materia de alimentación, ha aumentado el consumo de productos exóticos procedentes de países lejanos y de productos frescos cultivados por medios artificiales fuera de su estación natural. Esta demanda multiplica la huella ecológica al requerir transportes de largo recorrido y cultivos con elevados consumos energéticos.

La responsabilidad social corporativa vive horas bajas, no ha desaparecido, pero es un simple reclamo de marketing para maquillar las actividades depredadoras de las empresas.

El turismo, este sigue creciendo la actividad urbana y turística en las zonas costeras e insulares, al tiempo que muchas urbanizaciones en el litoral mediterráneo han tenido que ser abandonadas por la escasez de agua para mantener sus onerosos equipamientos deportivos y recreativos.

Proliferan proyectos inmobiliarios caracterizados por una clara falta de criterios de sostenibilidad: estaciones artificiales de esquí en zonas cálidas y playas artificiales en climas fríos.

El transporte, por carretera es el que sigue dominando tanto para el transporte de pasajeros como de mercancías.

El ferrocarril se ha desplegado por todo el país aunque de forma poco respetuosa con el medio natural. En las ciudades prevalece el trasporte puerta a puerta frente al transporte público y el uso de la bicicleta es muy marginal ante la ausencia de carriles exclusivos.

Las energías. El consumo de recursos energéticos en los procesos productivos y sectores como el transporte y la vivienda es muy elevado y la creciente demanda energética se cubre a través de la energía nuclear y el carbón.

Conciencia. Con el fin de no agrandar la huella ecológica por los costes energéticos y de transporte, el consumo se orienta hacia productos alimenticios frescos producidos en los territorios próximos y dentro de sus estaciones naturales.

La fuerte movilización social hacia los temas ambientales ha calado fuertemente en el ámbito empresarial: la Responsabilidad Social Corporativa es ampliamente aplicada por las empresas españolas, aportándoles beneficios tangibles.

Los criterios de sostenibilidad se han adoptado en todos los sectores productivos, incluso en las Pymes, mediante la implantación de sistemas de gestión ambiental.

Imperan los modelos de gobierno muy participativos y transparentes. El Gobierno Español cuenta con una estrategia nacional e intersectorial, coherente con la Unión Europea, para hacer frente al cambio climático.

Ante los excesos inmobiliarios cometidos a finales del siglo XX, se han dictado moratorias urbanísticas que han frenado el desarrollo urbano y turístico del litoral español. Se observa una mayor protección del suelo virgen y los planes urbanísticos contemplan importantes reservas de suelo libre, con el fin de preservar sus funciones paisajísticas y de conexión ecológica.

Han descendido los niveles de consumo per cápita en recursos energéticos e hídricos.

Sociedad concienciada. Se observa un abandono paulatino de los centros comerciales periurbanos a favor de las áreas comerciales más integradas en los tejidos urbanos.

Se promueve un modelo de ciudad compacta, compleja y eficiente. Cuenta con abundantes espacios públicos que facilitan las relaciones humanas y proporciona servicios básicos, fácilmente accesibles a las viviendas, con el objetivo de minimizar los desplazamientos en transporte motorizado.

Clara apuesta por el ferrocarril de alta velocidad frente a las carreteras de alta capacidad y mayor uso del transporte colectivo, lo que permite recuperar la calle como espacio público para la movilidad no motorizada y la relación social. Muchas ciudades cuentan con extensas áreas dedicadas para uso exclusivo de bicicletas.

Los nuevos conceptos sobre propiedad compartida (vehículos, segundas residencias, etc.) han ganado muchos adeptos al reducir el consumo de recursos y mejorar los índices de sostenibilidad.

Tecnología. Extensa utilización de la arquitectura bioclimática. Gracias a las innovaciones tecnológicas en este campo los nuevos edificios satisfacen entre el 60 y el 70% de sus necesidades energéticas mediante la aportación solar. Además, las emisiones residenciales de CO2 han disminuido un 40%.

Existen estrictas normativas europeas sobre el control de emisiones en sectores fuertemente contaminantes, como son el transporte y las industrias de procesos que han supuesto una pesada carga en sus cuentas de resultados, pero la acción concertada entre empresarios y gobierno ha facilitado la transición hacia tecnologías menos contaminantes.

Futuro sostenible

Vuelta a Empezar (hacia el 2025)

Este tercer supuesto de futuro plantea un escenario dominado por la tensión y la frustración social, debido a que los agentes públicos y privados están perfectamente concienciados sobre las necesidades de un desarrollo sostenible, pero sus expectativas se han visto truncadas por la falta de respuestas en los ámbitos tecnológico y económico.

Decepción. La sociedad española sufre un profundo desencanto con el orden socioeconómico establecido desde finales del siglo XX, que ha provocado una crisis de consecuencias imprevisibles. Se produce un profundo cambio en los valores sociales y se rechaza el consumismo a favor de la religiosidad o del compromiso personal con el resto de la sociedad.

El crecimiento económico. En España es nulo o muy pequeño. Las tasas de desempleo superan los dos dígitos y el acceso al mercado laboral es muy difícil, al tiempo que ha aumentado la precariedad laboral.

Conciencia. Esta difícil situación, unida a la alta concienciación social en temas ambientales provoca una transformación drástica de los estilos de vida. Entre los dominantes está el principio de ganar y consumir menos con el objetivo de trabajar menos o de forma más flexible.

La gente parece dispuesta a cambiar sus comportamientos cotidianos con el fin de superar la crisis socioeconómica que se vive en ese momento.

Economía. La fuerte recesión económica que vive el país ha frenado, incluso ha descendido levemente, el consumo de energía primaria. El encarecimiento de los combustibles fósiles junto con la baja producción hidroeléctrica a causa de la persistente sequía, ha obligado al gobierno a volcarse en el desarrollo de la energía nuclear y las energías renovables. Esta apuesta por la energía nuclear produce un profundo rechazo social, que se refleja en frecuentes y polémicos debates entre las fuerzas vivas.

Consumo. Los consumidores adoptan forzosamente comportamientos de consumo y de ocio más responsables. Se reduce drásticamente el gasto familiar en ocio y en bienes de lujo para preservar el consumo de productos básicos.

El precio se convierte en factor determinante en la adquisición de productos y pierden relevancia otros factores como la innovación, la marca, la imagen o los envases. El ciclo de vida de los productos se alarga y se potencia su reutilización y reciclaje.

Tecnología. El empresariado se ha visto forzado a la incorporación de tecnologías que proporcionen ahorros energéticos para optimizar los procesos productivos, lo que supone la transformación forzosa de la ética empresarial respecto a los temas ambientales. Las actuaciones irregulares de muchos empresarios en este campo provoca la desconfianza de la sociedad hacia el sector privado.

Vuelta a un medio rural. Pero bien equipado, con el propósito de disfrutar más de la naturaleza y de un ritmo de vida más sosegado. Tanto en el medio rural como el urbano, los estilos de vida están marcados por el espíritu de la autosuficiencia. Los ciudadanos han aprendido a ser más eficientes con el consumo de recursos no renovables y a valorar al máximo los conceptos de reutilización y reciclaje.

Transporte. Predominan los medios de transporte colectivo y no motorizados. Se apuesta por el ferrocarril y el transporte marítimo como los más sostenibles para el traslado de personas y mercancías, en detrimento de las carreteras de alta capacidad y del transporte aéreo.

En las ciudades, el automóvil privado se ha convertido en un artículo de lujo y en su lugar se propicia el uso de transportes colectivos y vehículos individuales no motorizados. La crisis energética ha impulsado a abrir un gran número de carriles para bicicletas, con gran aceptación por parte de los ciudadanos.

Infraestructuras. En este escenario existe una fuerte demanda social para transformar profundamente el proceso edificatorio y orientarlo hacia modelos y proyectos más sostenibles. Las Administraciones Públicas obligan a la construcción de cualquier tipo de edificio nuevo según criterios bioclimáticos.

Responsabilidad social. Las Administraciones Locales son perfectamente conscientes de la importancia de abordar un desarrollo sostenible y responsable, pero se ven condicionadas por otras prioridades críticas: el aumento de las necesidades sociales y la reducción de costes.

Estudio sostenibilidad en el futuroConclusiones del estudio

Una vez analizados e identificados los riesgos y problemas a los que la empresa y el consumidor ha de hacer frente, el estudio concluye que: cualquiera que sea el escenario que nos depare el futuro, el logro del paradigma de la sostenibilidad en nuestro país pasa por el cumplimiento de una serie de condiciones que nos permitan afrontar con mayor certidumbre los retos venideros.

  • Hay que diseñar escenarios climáticos más precisos para conocer mejor el posible impacto climático en aquellas actividades socioeconómicas clave para España.
  • Deben evaluarse con realismo y rigurosidad las capacidades efectivas de la tecnología para solventar los futuros problemas energéticos y ambientales.
  • Hay que elaborar planes de ordenación territorial de carácter integral e intersectorial que apuesten decididamente por la sostenibilidad.
  • La Administración Pública, ya sea europea, nacional, regional o local debe sentirse comprometida y responsable con las normas que debe poner en marcha en su nivel competencial respecto a la consecución del desarrollo sostenible.
  • La concienciación social y la inteligencia colectiva respecto a la sostenibilidad debe aumentar con el fin de transformar los comportamientos socioculturales y de consumo hacia otros más sostenibles.

En definitiva, en España nos enfrentamos, en gran medida, a un reto de índole cultural en el que van a primar la información y la educación ciudadana como principales herramientas para abordarlo.

Enfrentarnos a este desafío va a suponer importantes modificaciones tanto en nuestros hábitos de vida y comportamientos sociales como en los sistemas de gobierno y en los modelos empresariales.

Ante estos cambios se abren nuevas oportunidades económicas, sociales y ambientales.

En este sentido, del estudio, se extrae la necesidad de desarrollar soluciones que permitan a las empresas abordar los retos que le van a exigir la sociedad y la administración. Estos retos pasan por re-imaginar las estrategias de las empresas y por desarrollar nuevos productos de sostenibilidad. Para ello, innovación y sostenibilidad son los elementos claves en las que se han de basar los nuevos modelos de negocio.

Vía Construible

Si estas interesad@ en temas sobre eficiencia energética te recomendamos que visites nuestro Blog  www. fomentoterritorial-eficienciaenergetica.es

Urbanismo ecológico

Eco-urbanismo y sostenibilidad

Cada vez más las ciudades se comprometen en adoptar medidas a favor de políticas de sostenibilidad. Sin embargo, es evidente que bajo el nombre de sostenibilidad se dan concepciones a veces dispares.

Aplicar en la construcción y el urbanismo criterios de sostenibilidad significa adoptar diseños y tecnologías que permitan reducir el derroche de materiales y energía actual, pero que además eviten los focos de contaminación y contribuyan a la salud física y emotiva de sus habitantes.

Rediseñar la ciudad

El diseño de asentamientos humanos debería crear un ambiente particular para que estos aprovecharan al máximo las bondades del entorno y minimizaran las amenazas. La mayor parte de los pueblos y ciudades en Europa se organizan sobre territorios históricos con una dilatada interacción entorno-sociedad humana. Son pocas las ocasiones en que se parte de un suelo urbanizable libre de condicionantes ya sean ambientales, sociales o económicos. Esta es la razón por la que hay muy pocos ejemplos de urbanismo con criterios de sosteniblidad o también eco-urbanismo.

¿Cómo debe de ser un diseño urbanístico ecológico?

De forma resumida el diseño urbanístico ecológico en primer lugar atiende a una distribución de las edificaciones que les permita aprovecharse la captación pasiva solar y así, sacar provecho de los potenciales energéticos, ya sean del suelo (geotérmicos) o geográficos (ventilación cruzada).

Debe organizar los espacios

Los espacios que rodean a los edificios deben organizarse para que sean capaces de variar el microclima y que además contribuyan a aumentar el nivel emotivo de sus habitantes. La felicidad de las personas tiene mucho que ver con la calidad de un buen diseño urbanístico.

La movilidad

La organización de la trama territorial se estructura para que la movilidad de personas y mercancías pueda minimizarse o bien sea con medios que ahorren energía.

En este sentido, la combinación de diferentes usos (residencial-laboral, ocio-residencial) facilita el uso de vehículos ligeros, no contaminantes o una red de transporte colectivo, y determina así el gasto de energía y recursos naturales.

Edificios que funcionan

Un urbanismo ecológico no puede dejar al margen la captación de energía, el uso y reciclaje del agua y el tratamiento de residuos. En estos tres ámbitos, a menudo se puede intervenir desde un punto de vista del diseño territorial.

La estructura de los edificios

Esta puede facilitar que estos sean captadores de energía solar  o puedan aprovechar el viento si tienen alturas mayores.

El modo en que canalizamos las aguas pluviales y las separamos de las aguas grises o negras, el tratamiento de depuración realizado a partir de depuradoras biológicas verdes que a su vez actúan como zonas verdes de ocio, son algunas de las posibilidades de cómo la gestión del agua puede mejorarse con el eco-urbanismo.

La correcta gestión de los residuos tanto de la construcción como domésticos está muy condicionada por el urbanismo. En calles estrechas, sin chaflanes, en tramas urbanas con pocas plazas o espacios verdes la ubicación de islas de reciclaje, espacios para el compostaje comunitario o centros de aportación de residuos valorizables se complica enormemente.

Respetar el entorno natural

El eco-urbanismo debe atender una premisa solidaria puesto que la ocupación territorial para la implantación de un asentamiento humano debería comportar siempre la restitución o adecuación de espacios re-naturalizados para preservar la biodiversidad.

La presencia de biotopos, marismas o bosques urbanos permiten que dispongamos de espacios para la educación a favor del medio y a la vez mantener espacios con vida silvestre, pues esta contribuye al reequilibrio emocional de las personas.

Los éxodos de fin de semana de la mayoría de las grandes metrópolis están muy relacionados con la falta de espacios naturales dentro de la propia trama urbana o lugar de residencia de las personas.

Aprender de la naturaleza

Algunos de los elementos de diseño ecológico se basan en la promoción de medidas de eficiencia energética y ahorro energético en el diseño arquitectónico de forma que, desde la tipología de iluminación hasta los cerramientos (ventanas y aberturas), hayan sido diseñados para no dejar escapar el calor.

La ventilación cruzada que se consigue gracias a una buena orientación del edificio o a un aprovechamiento de las cubiertas para la captación de la energía solar o contribuir a incrementar los espacios verdes con cubiertas vegetales son algunas de estas posibilidades para una ciudad más sostenible.

Un buen ejemplo de la edificación sostenible lo podemos encontrar incluso en la ciudad de Nueva York. Cada vez son más las posibilidades de cómo contribuir a un futuro más ecológico en las ciudades.

El diseño de las futuras urbes debería inspirarse en la naturaleza. El estudio de los modelos de la naturaleza para luego imitarlos o tomarlos como fuente de inspiración en el diseño de tecnologías y procesos para solucionar los problemas humanos es sin duda una de las mejores opciones para implementar la sostenibilidad.

Es evidente que en los 3,8 mil millones de años de evolución, la naturaleza ha aprendido a solucionar todo tipo de problemas vitales. La arquitectura, la ingeniería y la biología precisan unir sus esfuerzos para lanzar una nueva revolución en el diseño urbano basado en diseños más naturales.

El camino está iniciado, ejemplos

El barrio de Kronsberg, cerca de Hamburgo, la ciudad de Friburgo, ambas en Alemania,  Fujisawa, en Japón, se pueden citar como ejemplos de eco-urbanismo y bio-construcción. También otras ciudades están apoyando proyectos de remodelación de barrios adoptando criterios ecológicos no sólo en la construcción de las viviendas sino también en la planificación territorial de los mismos.

Este es el único camino posible para vivir de una forma saludable.

Vía terra.org

Si estas interesad@ en temas sobre eficiencia energética te recomendamos que visites nuestro Blog  www. fomentoterritorial-eficienciaenergetica.es

Energía sostenible pintura solar

Pintura Solar, hogar sostenible

¿Te imaginas pintar las paredes, techos, tejas o ventanas de tu casa y conseguir energía al igual que lo hacen los paneles solares fotovoltaicos?. La respuesta se encuentra en la pintura solar.

Un equipo del departamento de ingeniería química de la Universidad de Texas, con Brian Korgel como su mayor propulsor, ha desarrollado un método de fabricación 10 veces más barato que los actuales paneles y predice que podría estar listo para su comercialización en unos cinco años.

Consiste en una “Pintura Solar” que posee un material semiconductor denominado CIGS (cobre, indio, galio y selenio).

¿Cómo funcione la pintura solar?

El componente de la “Pintura Solar” es una tinta que al extenderse por las paredes de una casa, o al imprimirse en superficies tiene la propiedad de convertir la energía de los rayos solares en electricidad.

Esta tecnología vincularía dos disciplinas científicas en un mismo proyecto, la ingeniería química, que sería la encargada de producir las pinturas, y la nanotecnología, que se encargaría de diseñar empleando nanotubos de carbono , el material con las propiedades necesarias para que al incidir sobre él la luz solar, sea capaz de desprender electrones que generen la corriente eléctrica.

Nanotecnología.Energía sustentable

Diseño e inversión de la pintura solar

Hasta el momento, se han diseñado algunos prototipos de esta tinta solar, su eficiencia es en torno al 2%, lo cual  está muy por debajo del 25% o más que logran las células fotovoltaicas.

Las inversiones en esta nueva tecnología para tener mayor eficiencia aumentan cada día.

Empresas americanas y chinas, e incluso instituciones públicas como el Departamento de Energía Estadounidense, desarrolla investigaciones para mejorar la eficiencia de las tintas solares. Según, Nabuo Takana, director de la Agencia Mundial de la Energía, asegura que entre el 20% y el 25% de la electricidad mundial podría tener origen solar en 2050.

Vía Espacio sustentable

Si estas interesad@ en temas sobre eficiencia energética te recomendamos que visites nuestro Blog  www. fomentoterritorial-eficienciaenergetica.es