Rascacielos

Las ventanas de los rascacielos generarán electricidad

Que el sol es el futuro de la energía lo sabe hasta James Cameron. Pero no pienses sólo en paneles solares, de un tiempo a esta parte se ha hablado de varios  conceptos nuevos que nos ayudarán a aprovechar la luz del sol sin necesidad de instalarlos. Ahora una startup convierte las ventanas en electricidad.

¿Como son estas novedosas ventanas?

Estas ventanas convierten el viento y la lluvia en electricidad.

Se llama ”Solarwindow”  y está desarrollando una tecnología homónima con varias promesas interesantes. Es un revestimiento líquido que se puede aplicar en ventanas de cristal o acrílicas. Una capa muy fina hecha principalmente de hidrógeno y carbono que produce una matriz de pequeñas células fotovoltaicas orgánicas.

Lo primero que sorprende de SolarWindow es que es transparente, porque sólo bloquea la luz ultravioleta (como si lleváramos unas gafas de sol). El tinte del panel se puede personalizar con distintos colores, al estilo de los filtros de Instagram.

Otra sorpresa es que no sólo funciona con luz solar, también es capaz de generar energía en la sombra y a partir de la luz artificial. Por eso es más interesante que colocar paneles convencionales en la azotea, se puede aplicar en las cuatro fachadas de un rascacielos y el edificio recuperaría la inversión en un año, según calculan sus creadores.

Y como promete , al ser más eficiente, es “doce veces más beneficiosa para el medio ambiente que la energía solar convencional”. Una instalación de SolarWindow evitaría una emisión de dióxido de carbono equivalente a las que producen los coches tras rodar 3,5 millones de kilómetros. SolarWindow está asegurada por cuarenta y dos patentes.

¿Que tiene de novedoso?

Sabemos que los paneles solares no son nada nuevo, pero estas ventanas no funcionan con el sol.

Aprovechan la lluvia y el viento para generar suficiente energía eléctrica como para alimentar pequeños dispositivos. El secreto son unos nano-generadores integrados en el propio cristal e invisibles a simple vista.

El único indicador de que la ventana está generando electricidad es que el cristal se oscurece un poco con un tono azul oscuro cuando está funcionando.

La superficie de la ventana esconde dos tipos de nano-generadores, los primeros están en la capa exterior del cristal y se activan con la lluvia.

Esta capa consiste en diminutas pirámides con una pequeña carga negativa, la combinación de aire y agua suele proporcionar una carga positiva a las gotas de lluvia, así que cuando estas impactan contra la superficie del cristal generan la corriente eléctrica.

La segunda capa de nano-generadores está dentro del propio cristal, y consiste en dos láminas que convierten la tensión que el viento genera al empujar el cristal en corriente eléctrica.

Entre ambos sistemas, el primer prototipo de estas ventanas es capaz de generar suficiente corriente como para alimentar un smartphone en modo reposo.

Sus creadores en el Instituto de Tecnología Georgia, en Estados Unidos, trabajan ahora en una nueva versión que genere más energía y que sea capaz de almacenarla. Para ello añadirán una nueva capa de super capacitadores transparentes al cristal.

Si tienen éxito, las ventanas generadoras de energía podrían ser una realidad en los edificios dentro de unos años.

Vía Gizmodo

Si estas interesad@ en temas sobre eficiencia energética te recomendamos que visites nuestro Blog  www. fomentoterritorial-eficienciaenergetica.es